Duración de leer: 7 minutos, 678 palabras
Traducción de Zusi Eil Gonzalez

Switch to English

Protector solar: ¿Héroe para los seres humanos, villano para la vida marina? Escoger un protector solar ecológico puede ayudar a prevenir el daño de la vida marina.

¿Alguna vez has pasado un buen tiempo tratando de decidir qué protector solar comprar? Tratamos de protegernos de los rayos ultravioleta (UV) del Sol para minimizar los riesgos de contraer cáncer de piel y foto-envejecimiento (cambios en la piel causados por la exposición a los rayos UV), pero no tenemos en cuenta los efectos de estos productos sobre la vida marina.

Según los resultados de un estudio publicado recientemente en Scientific Reports, marcas populares de protector solar pueden ser más dañinas que otras para los organismos marinos. Este estudio, realizado por un grupo de científicos italianos, investigó tres marcas de protectores solares (dos marcas populares y una marca ecológica patentada) no sólo por su capacidad para proteger las células de la piel humana de la radiación UVA del Sol, sino también por sus efectos sobre una especie de erizo de mar, el Paracentrotus lividus. Esta especie de erizo de mar es dominante en las zonas costeras a lo largo del Océano Atlántico Oriental y del Mar Mediterráneo. Además, se utiliza comúnmente en estudios ecotoxicológicos, lo que lo convierte en un organismo ideal para examinar los efectos del protector solar sobre los ecosistemas marinos.

Los organismos marinos, especialmente los que viven en zonas turísticas como los litorales, están siendo cada vez más amenazados por los ingredientes utilizados en los productos farmacéuticos y de cuidado personal. Con el tiempo, los componentes del protector solar se acumulan en los organismos acuáticos, lo que pueden promover infecciones virales en bacterias y algas simbióticas de corales tropicales. Los productos químicos difíciles de pronunciar, como la benzofenona-3 o los cinamatos, son ingredientes activos que protegen a los seres humanos de la absorción de los rayos UV, mientras que los productos químicos inactivos como el dióxido de titanio o el óxido de zinc actúan como filtros que limitan la penetración de los rayos UV. Los conservantes y cremas hidratantes, entre otros aditivos, se utilizan con frecuencia en las marcas populares de protectores solares; colectivamente, estos ingredientes pueden tener efectos perjudiciales sobre las criaturas marinas.

Los investigadores cultivaron fibroblastos dérmicos humanos (células de la piel) en el laboratorio y los expusieron a la radiación UVA. Encontraron que todas las marcas de protectores solares tenían capacidades protectoras similares. Luego, expusieron los embriones y larvas de erizo de mar a cantidades crecientes de filtros solares (10, 20 y 50 microlitros) y aumentaron los periodos de tiempo (hasta de 24 horas) para determinar el efecto sobre los organismos.

Para los filtros solares populares, denominados “A” y “B”, el porcentaje de embriones con anomalías de desarrollo aumentó significativamente a lo largo del tiempo para las tres concentraciones utilizadas. El peor efecto de estos protectores solares populares, fué el de las deformidades que volvían a los embriones completamente indefensos para su supervivencia. La marca ecológica “C”, reveló diferencias significativas en las anomalías tras la exposición del embrión al protector solar pasadas de tres horas, pero después de un total de 24 horas no reveló diferencias significativas. Las larvas de erizo de mar, por otro lado, se vieron afectadas por los tres protectores solares en todas las concentraciones ensayadas, cuando se expusieron por primera vez a estos. Durante más de 24 horas, el filtro solar popular “B” fue el más perjudicial, ya que bloqueó el desarrollo en la mayoría de las larvas observadas, pero a su vez, algunas larvas tratadas con protectores solares “A” y “C” sufrieron de anomalías a lo largo del experimento.

Mientras que las tres marcas de protectores solares ofrecían la misma protección contra los daños inducidos por la radiación UVA para la vida humana, las marcas populares contenían filtros químicos y conservantes que afectaban el crecimiento y desarrollo de los erizos de mar. Por otro lado. el producto ecológico tuvo efectos mínimos. Es así como los protectores solares ecológicos que ayudan a mantener la vida humana y marina en buen estado, necesitan ser desarrollados para el uso comercial.

La próxima vez que vayas a comprar un protector solar piensa más allá del SPF ( factor de protección solar), y echa un vistazo a su contenido – ¿estás protegiéndote del Sol, pero perjudicando a la vida marina?

Información del Artículo

Editor de Inglés: Gina Riggio
Autor de Inglés: Mary Sabuda
Artículo original: Sunscreen products impair the early developmental stages of the sea urchin Paracentrotus lividus
Fecha de publicación: 10 de agosto 2017

Fuente del foto principal:
Pixabay